Vacunas de invierno: ¿Porque nos vacunamos cada año? – Periódico Los Ríos

Vacunas de invierno: ¿Porque nos vacunamos cada año?

El mundo científico encuentra la vacuna para una cepa del virus, pero no dura para siempre. En su objetivo de seguir existiendo, el virus que produce la enfermedad cambia partes de su estructura. Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, una de las formas que tiene para hacerlo es la “variación antigénica del virus”.

En este proceso los virus varían su material genético para hacer frente a los anticuerpos de una persona infectada que ya reconocen la versión anterior del virus. Esta evolución de la in uenza nos obliga a desarrollar una nueva vacuna y “explica la razón por la cual las personas pueden contraer la in uenza más de una vez” indica la CDC en su sitio.

“Esos pequeños cambios se van registrando y monitorizando tanto en el hemisferio sur y el hemisferio norte” comentó el expresidente de la Sociedad Chilena de Infectología y director del Instituto de Medicina de la Universidad Austral de Chile, Dr. Mario Calvo Arellano. Estos registros se hacen en centros centinelas, donde se seleccionan, cultivan y conocen los virus que afectan a la población en la temporada.

“Con las últimas cepas que se aíslan en el hemisferio norte se hace la vacuna para el hemisferio sur y viceversa. Este seguimiento nos permite elegir la vacuna más adecuada” señaló el infectólogo. En nuestro país el organismo encargado de este estudio es el Instituto de Salud Pública, que deriva la información a la red mundial de Centros Nacionales de Influenza.

Finalmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) de ne las recomendaciones para la vacuna de la temporada. En 2019 son tres cepas del virus que se usan en la composición de la vacuna, cada una derivada de otra cepa.

“Son cepas que tienen pequeños cambios. Entre las cosas que se han teorizado, para conseguir vacunas mejores, es usar proteínas distintas a la actual. En el sentido de buscar proteínas que sean menos cambiantes y esa es la losofía que está guiando la investigación en este tema. Pero no es lo que tenemos hoy” destacó el profesional de la UACh.

La investigación en inmunización ha conseguido frutos desde un lugar poco esperado, la investigación en Sida. “Toda esta investigación en Sida que ha fracasado hasta el momento, ha permitido crear vacunas para otras infecciones. Eso ha sido de gran ayuda. Y la verdad es que se han ocupado tecnologías que son mucho más precisas en ese sentido”, el Dr. Calvo precisó que los estudios han logrado identificar las partes del virus que son más recientes para que el sistema inmune de una persona logre defenderse.

Recomendados