Tenencia responsable v/s responsabilidad ambiental – Periódico Los Ríos

Tenencia responsable v/s responsabilidad ambiental

Los perros atacan al Puma en su medio natural por competencia entre depredadores (Foto de Miguel Fuentealba)
Los perros atacan al Puma en su medio natural por competencia entre depredadores (Foto de Miguel Fuentealba)
El perro acosa al lobo marino por uso de espacio, limitando sus tiempos de descanso y sociabilización.
El perro acosa al lobo marino por uso de espacio, limitando sus tiempos de descanso y sociabilización.
Las jaurías de animales asilvestrados además dificultan el libre uso de espacios comunes como playas.
Las jaurías de animales asilvestrados además dificultan el libre uso de espacios comunes como playas.
La sobrevivencia de crías de Cisnes (normalmente 3-4) se ve disminuida por la cacería de perros, gatos y visones.
La sobrevivencia de crías de Cisnes (normalmente 3-4) se ve disminuida por la cacería de perros, gatos y visones.
El Cisne nidifica entre juncales, los que son destruidos por los perros en su proceso de cacería.
El Cisne nidifica entre juncales, los que son destruidos por los perros en su proceso de cacería.
Gaviotas y Patos silvestres son otras de las aves con problemas de nidificación por la llegada de depredadores como perro, gato y visón.
Gaviotas y Patos silvestres son otras de las aves con problemas de nidificación por la llegada de depredadores como perro, gato y visón.
Este Zorro Chilla con sarna, es un ejemplo del contagio cada vez más común de enfermedades de animales domésticos a fauna silvestre
Este Zorro Chilla con sarna, es un ejemplo del contagio cada vez más común de enfermedades de animales domésticos a fauna silvestre

Nuestro país tiene un 25% de endemismo en sus especies, lo que significa que el 25% de las especies existentes son propias y exclusivas de Chile. Esto permite que, al ingresar una especie exótica al medio, esta prolifere rápidamente ya que no tendrá depredadores naturales. Programas de erradicación de especies exóticas dañinas como visones, castores, jabalíes y conejos son de gran importancia ecosistémica. Según el último estudio del Ministerio del Medio Ambiente y datos de IUCN, en Chile tenemos 16 especies extintas (1,4%), 31 especies en peligro crítico (11%), 358 especies en peligro (30%) y 270 especies (23%) consideradas como vulnerables, 6 de cada 10 de nuestras especies están bajo alguna amenaza, y el principal causante de esta situación es la pérdida de ecosistemas en los que viven. Una de las principales amenazas es la presencia de animales asilvestrados, fundamentalmente perros que forman jaurías de caza a fauna nativa. Se han realizado algunos intentos legislativos para minimizar esta amenaza, sin embargo, la presión social con nulo o escaso conocimiento técnico termina por doblegar la mano política. Y así vemos zorros chilla con sarna, huemules con tiña, mortandad de guanacos, quetrus, pudúes, cisnes, huillines. Estos son sólo algunas de una larga lista de especies con problema de conservación.
En Los Ríos, esta problemática tampoco es nueva, los esfuerzos entregados en educación e investigación por el SAG, CONAF, CODEFF, UACH, WWF y TNC parecen siempre escasos. En un recorrido por la ciudad es común ver numerosos perros durmiendo en cualquier espacio disponible, jaurías peleándose por una hembra en celo, caminando en veredas, ladrando a autos en las calles, persiguiendo ciclistas, motoristas y acosando a lobos marinos en los descansaderos dispuestos para ellos en las cercanías al puente Pedro de Valdivia. En una visita a los alrededores de la ciudad, se comprobará la creciente concentración de parcelas a orillas de nuestros humedales, la que, junto con generar destrucción de riveras y fragmentación de hábitats, aporta a la concentración en estas zonas de perros abandonados o de libre tránsito (perro comunitario). Como carnívoro cazador, para sobrevivir el perro forma manadas cazadoras de alta efectividad, capturando cisnes, pudúes y animales de granja, destruyendo también en su labor totorales, que son lugares de anidación y refugio de aves locales y otros animales. Por otra parte, los perros vagos podrían ser un permanente foco de infección para la fauna nativa, como se ha estudiado en la transmisión de Toxoplasma entre gatos domésticos y nutrias de mar. Además, para delimitar su espacio, son competidores excluyentes de huillines, güiñas y zorros, cazadores nativos de este sistema, lo que ha facilitado la aparición del visón, animal considerado por la IUCN como una de las 100 especies más dañinas del mundo, contra el que CONAF da dura lucha diaria en el Santuario de La Naturaleza Carlos Anwandter, donde se alimenta de polluelos de cisne, cormoranes y recorre parcelas en busca de aves de corral y crías de ganado.

Recomendados